Mi afirmación

Aquí nació mi voz de espeluznantes historias, unas bonitas otra tristes y melancólicas; nunca trate de engañar a nadie solo repuse en mi nombre cosas que había vivido de una u otra forma ya que hay cosas que viví que no se conforman en lo conocido como coherente, son experiencias que solo puedes sentir cuando la luz se posa en ti…

Mi afirmación
fotografía de : https://www.pexels.com/es-es/@freeimages9

No tengo religión, creo en un solo Dios, ni de raza pura desciendo, soy el resultado de muchas mezclas. No tengo más motivos para seguir con esto que he iniciado que para compartirles experiencias vividas y decirles que la gran mayoría de los escritos son revelados; confieso que yo mismo a veces debo recurrir a confirmar el significado de algunas palabras que escribo. Como si de un dactilógrafo o cartero se tratara, así resultan la gran mayoría de las líneas que escribo y les entrego.

Confío plenamente y certifico plenamente mis palabras. Cuando cualquier ser humano transciende el umbral de lo normal y entra por propios medios o por medios ajenos a su voluntad a lo desconocido; descubre que existen cosas maravillosas, vivencias que son difíciles o muy complicadas de transmitir solo a través de los escritos.

Aún así es para mi mucho más que una obligación o compromiso, es una misión ineludible y real de lo que comprende el ser humanos, invitándolos sin especulaciones a sopesar lo que describo; se que todos somos jueces y acusados al mismo tiempo, de los actos de nuestros iguales.

Pero más allá de los juicios y sentencias declaradas, me expongo y me arriesgo al sacar a la luz cosas que para algunos son inadmisibles o increíbles. Pues déjenme decirles que a pesar de todo y a riesgo de que me llamen loco, mentiroso, cuentista o blasfemo.

Sigo haciendo mi trabajo, para el cuál fui elegido y aunque el destino me depare lo peor y no lo consiga, seguiré haciéndolo mientras tenga fuerzas, pues es auténtico mi deseo de ver un mundo mejor, despojado de prejuicios, de absurdas guerras, de sucias tretas para ganar posiciones en nuestra sociedad; que a mi juicio necesita más que nunca de todos para traer la luz a las consciencias y esa claridad nos ayude a forjarnos un futuro en el que al fin el hombre comprenda que la solución a todos sus problemas está dentro de cada uno.

Pero para éso, para lograr transformar al mundo en un paraíso humano, ya que la naturaleza es perfecta y no necesita de nosotros para sobrevivir.

Primero: debemos aceptar de que todos necesitamos de todos para lograrlo, hacer una introspección sincera, aceptando nuestros errores y decir hasta aquí hemos llegado. A partir de ahora comenzaré a no mentirme y no mentir a los demás.

Segundo: tomar consciencia de lo que significa la vida en verdad, relacionarnos desde al amor y los actos cotidianos por muy insignificantes que parezcan son tan importantes para el cambio como las más grandes hazañas.

Tercero: la hazaña más grande jamás conquistada es rescatar nuestra propia alma y con ella transmutaremos todos los “no se puede” los “imposibles” los “es inútil”. En es posible, se puede y es útil hacerlo desde ya. De nosotros depende el llegar a ver un día nuestros rostros sin miedos, nuestros hijos riendo con la pureza de lo impoluto, y con sus corazones vibrando de felicidad de amor y paz para siempre, transformando nuestros rostros en una sonrisa real con el más grande goce de haberlo logrado. Recién entonces empezaremos a comprender que nunca la vida es injusta, al contrario y que cada uno tiene el honor de experimentar una existencia única irrepetible que tiene tanto para darnos, siempre y cuando estemos realmente dispuestos a aceptarla. JP.