“Ahora y esta hora”

“Ahora y esta hora”

Amanece y saludo al creador, no siento envidia de nadie ni nadie tiene porqué envidiar a nadie. Sospecho que los altos jefes terrestres sienten deseos de salirse siempre con la suya pero no existe un deseo de seguir sus pasos de reabrir sus mentes y dejarse de caprichos dañinos.

Foto de Benjamin Suter en Pexels

Al alzar la vista y mirar al cielo me pregunto…

¿Cuantos años he deseado caminar juntos todos unidos y restablecido el orden mundial?

Para conseguirlo no bastan mis palabras ni mis esfuerzos vanos en querer entretenerlos con mis frases, si los que publicamos tantas notas supiéramos hacerlo mejor y llegar a tocar y convertirlos en vástagos de nuestras profecías, de nuestros pensamientos o deseos profundos, para transformar el mundo en un lugar sin egoísmos ni reclamos, todos disfrutando del hacer que barra las medallas y los encorsetados vanidosos se pusieran a pensar en colaborar y homenajear al hacedor lo haríamos sin dudarlo. Pero estamos limitados en voluntades y el libre albedrío es algo que no se puede corromper, si aprovecháramos este tiempo en construir una sociedad limpia de mentiras, todo sería tan claro y transparente como el aire libre.

Distintos climas, diferentes etnias, distintos pensamientos encausados todos en un solo sentido en un solo deseo de amar y colaborar entre todos, convertiríamos este triste e inútil calvario en un paseo despreocupado, dones convertidos en realidad sin estupor ni miedos enquistados, lo sabríamos hacer tan fácil todo, ni siquiera necesitaríamos del que mande o gobierne, cada uno sabría qué hacer y cómo hacerlo y cada uno confiaría en sus propias capacidades sin misterios ni cosas ocultas a la luz de la verdad.

Para todo esto solo es necesario creerse capaz y lanzarse a entregar las espadas que blandeamos por miedos.

Morir es una parte de la vida, simbólicamente morimos un poco cada nuevo despertar hasta que llegue el día final, pero hasta que llegue ese día de nuestra partida; podemos hacer antes un cambio para bien pero real de transformación sincera porque no debemos pensar de manera independiente sino de forma comunitaria ya que todos los demás que existen necesitan de lo mismo, del descubrir la manera de vivir sin egoísmos. Debemos dejar morir esas excusas y tomarnos la vida con responsabilidad y aceptar de que cada pequeño acto, sea de acción o pensamiento tóxico es nocivo no solo para ti, también para todos.

Todo hasta ahora ha fallado todos hemos perdido pensando y actuando así, no hemos crecido sino que nos hemos estancado en el reclamo de, si me dijeron si me criticaron, si me insultaron, es que yo tengo la razón y no permito se me falte al respeto; los hombres acostumbrados a esta verdad no contemplamos otra forma que es dejar de quejarnos y empezar a vivir de manera armoniosa.

Piensa en ¿Cómo actúas cada día? Sin ser pusilánimes ni permisivos con nosotros mismos. La verdad pura y dura es que no somos compasivos y nos centramos únicamente en los errores ajenos mientras cerramos los ojos ante nuestros graves errores. La culpa siempre es del otro.

Vale, suponiendo que así sea y que tú tienes razón que han sido injustos contigo. ¿Ahora qué? ¿Continuamos dando palos porque tenemos razón? ¿Cuando se cortará esta sangría humana?

¿Por qué solo vemos el punto negro en la hoja y nos perdemos todo el resto que hay en blanco?

¿Os dais cuenta que no importa quien tenga la razón o sea más justo? Si no comenzamos a amarnos de verdad y tomar consciencia de una vez por todas de que todos a la corta o a la larga salimos perjudicados actuando así.

Nos sentimos escudados tras los muros en nuestros refugios y desde allí acusamos y maldecimos a todo el mundo, pero luego al salir a las calles nos callamos y aparentamos que todo está bien y cuando alguien te pregunta ¿Que tal estás ? Respondes “Bien o muy bien”.

Mientes y así seguimos aportando las mismas semillas, con los mismos resultados. Nada cambia ni cambiará a menos que te tomes en serio basta de fingir es el momento de actuar. Pero para eso recuerda que la única herramienta útil no es la última arma de fuego en el mercado, ni envenenar las redes con astucia, ni fabricar un entramado para difamar o terminar con el otro.

La única manera de terminar con esta infamia es siendo amorosos, comprensivos, pacientes y veraces.

Súmate al bien común sin pensar en cuantos están en contra de esto o cuantos te pondrán obstáculos; piensa que algún día verás los frutos o al menos si no llegaras a verlos habrás hecho tu parte y el resto es responsabilidad del creador. Confía en Él o al menos confía en ti. JP.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s