PascalCampion — con Domingos José

De estar aquí me ha servidØ

He caminado tras las olas , he sembrado  esperanzas en los desiertos apartados de los ojos, he pulido mi escafandra luego de bucear por las profundidades de todos los océanos imaginarios y reales, he creído en lo inimaginable , he sentido lo absoluto , he entrado y he salido del infierno, puse luces de colores decorando mi árbol navideño y luego puse mis regalos a su vera para que los niños los encuentren y se alegren al despertar .

Plante semillas secas de no usarse y reinvente las luces que yacían apagadas, consumí muchas horas de estudio indagando y escudriñando el horizonte, me hundí en llantos y apague estrellas con mis manos; sucumbí a los deseos y disfruté de muchas alegrías; simplifique las sombras entre arbustos escondidos y no realicé ninguna querella de los monstruos escondidos bajo mis sábanas nuevas, luego puse mi despertador taciturno y me dormí unas horas ¿O fueron días, o siglos?

No lo recuerdo, así como tampoco recuerdo quién me ha herido ni quien me ha robado, porque sé que ellos tienen en sus casas  algo mío sin reclamo y sin embargo sus cabezas cavilarán de por vida por sus hechos e injusticias cometidas a sabiendas y con astucias; que importa ya la sombra que dejé detrás, ni los sueños que pise, ni los libros que leí, ni los recuerdos amargos que me empalagaron de amarguras frescas.

Ahora que a la playa he llegado al fin, luego de tanto andar, reseca mi boca de entregas y sinsabores; mustias mis manos y mis hombros resentidos en los huesos de llevar tan pesadas alforjas; para que llevarme tanto peso si al final no sirve para nada

¿ O si me han servido  …

¿Para que llenar de odios mis destinos? , ¿Para que embotellar amarguras que solo sellan la esperanza y nublan la razón del ser querido y de dejarse llevar al olvido?

Pondré mis sandalias bajo mi cama, una vez que resuma mis sentidos y analice fielmente lo que he sido, como siempre me disculpo porque nacen las espigas en los campos y aún no he podido visitarlas; perdona también mi mal humor y mis miedos, no es que sea a propósito, es sin querer que he herido; te prometo que una noche, cuando llegue mi destino y descubra tras el manto de mi telón aún dormido, que una sonrisa muy dulce te  entregaré, para que me sientas tu amigo.

No existen mejores medallas que las que hayas reunido, siendo noble, bueno y ciego a los fracasos vividos; porque nadie entiende ¿qué falla ¿ Cuando un sueño a caído .

Ni se imagina el sonido que desprenden las cuerdas que en el cielo suenan siempre, porque todo tiene música y nada está perdido, solo te distraes  con tu danza haciendo muecas de niño, portándote bien o mal según el trigo.

El sonido de la música que aún suena en mis oídos, del que creó las cuerdas, la música y el propio sonido, el del corazón y mi alma que siempre entrego servido, porque no es mía  la balada, ni míos los ecos que he oído, son simples melodías  que cantan para apartar el  dolor, para adornar el camino, para alegrar de tal manera al hombre, para entregarle servido, el poder de ser felices y de reír sin esquivos , ni caras largas ni charcas de barro, ni costes , simplemente por recibo; que puedes volar más alto que puedes sentir que estás vivo . Que pasaron las palabras dentro de libro sagrado; que alguien  tuvo que usarlas y convertirlas en vivo, para  que todos las recojan, y sirvan su cometido, y no de estantes de nobles que las guardaban escondidos. Para ser completos mapas y recorrer tu destino, sin polvo ni cerraduras; sin estafa ni  jueces idos. Solo el Amor que destaca la parte libre de nuestro trino.                                                                               Looking for to

24 Agosto 2015                                        ∫ρ

Anuncios